CVMK - CALCUO VISUAL DE MACROS KETO

El programa más sencillo para adelgazar en cetosis.  Olvidate de las aplicaciones para calcular macros, anotar comidas, encontrar valores ...

8 ago. 2017

¿MENOPAUSIA YO?

MENOPAUSIA

Menopausia a mi edad.


No sé si alguien se identifica conmigo, tengo solo 45 años de edad, y me siento…menopáusica.

No lo digo en forma despectiva, más bien asombrada.

No tengo un diagnostico médico diciendo que tengo menopausia, tampoco soy hipocondriaca, pero tengo una obsesión por leer, investigar y encontrar respuestas a todo lo que me inquieta. Y menopausia, hoy…me inquieta.

Donde quiera que busco, los síntomas de menopausia son siempre los mismos, y Dios yo siento varios de ellos, ¿será que estoy menopáusica?



Mis síntomas


Perdida del cabello, mucho cabello. Me cepillo mi cabello y siempre termino con una madeja de cabello en mi cepillo. Me doy una ducha y mi cabello cae como si fuera a quedarme calva. Curiosamente, aún tengo cabello. Por otra parte, llevo mucho tiempo siguiendo la alimentación Keto, y perdida del cabello también coincide con efectos secundarios del plan Keto.

Ansiedad o tristeza. De la nada, de repente me siento ansiosa, como inquieta, como si una preocupación muy grande pesara sobre mis hombros. De repente empiezo a pensar, pensar, pensar. No puedo parar de pensar en las mismas cosas, mis problemas, mis mortificaciones.
En otros momentos solo siento una melancolía enorme, como una tristeza como si estuviera deprimida. No hay un motivo para estarlo, solo es algo que siento. No tomo antidepresivos ni ansiolíticos, todo lo que siento trato de controlarlo con mi propia mente y pensamientos positivos. Aun así, no puedo negar que hay noches que no puedo desligarme de los problemas personales o las dificultades del día y me paso en vela piense y piense en ello. Y esto me lleva al siguiente síntoma (insomnio)

Insomnio. De repente hay noches que no puedo conciliar el sueño porque estoy piense y piense como voy a manejar ciertas situaciones que estoy viviendo. Pero porque no puedo parar de pensar en ello, porque no dormir y esperar al siguiente día para solucionarlo. No puedo, no tengo sueno, ni siquiera me siento casada o agotada de las actividades del día, estoy fresca como una lechuga. Y me pongo a surfear en el internet, y se me va el tiempo, 2, 3 de la mañana, apago mi Tablet y me esfuerzo por dormir, no duermo muy bien, así que me levanto con dolor de cabeza y mal humor.

Mal humor. Pase tan mala noche que no me siento con ánimos de sonreír, así que le regalo mi peor cara al que no me haga feliz esta mañana. ME siento vulnerable, mis cambios de ánimo van de cansancio a molestia, y de indiferencia a exigencia. Nada me parece perfecto en este momento, tengo que criticar, corregir, huir y buscar mi soledad, encerrada en mi oficina, porque no quiero hacerle el día miserable al resto del mundo. Lo único bueno de esta etapa es que me pongo muy productiva, trabajo excelente en mi soledad. Pero me duele pensar que la gente que amo, me puede extrañar hasta que me sienta fuerte y tranquila para salir de mi encierro.

Antojos. Mis hormonas están locas, y me ordenan buscar antojos, a veces solo quiero fritangas saladas, cacahuates, papitas fritas, chicharrones con chile, etc. PERO NO PUEDO COMERLOS porque vivo Keto. Mi alimentación Cetogénica no me permite el lujo de comer carbohidratos simples. No hay “Sabritas, papitas, totopos, nachos, panes o tortillas” en mi vocabulario. Así que solo me quedo con el antojo. Y lo mismo pasa cuando los antojos son solo de algo dulce, quiero una rebanada gigante de pastel de chocolate oscuro con un café capuchino. Y tampoco está permitido en Keto. Así que me siento muy pero muy miserable. Pero mi fortaleza interior me dice que soy fuerte y que he logrado mis metas con mí disciplina y determinación y que no voy a echarlo a perder todo por un antojo de 2 minutos Y lo logro… pero dentro de mí se queda un poco de vacío. No me gusta sentirme así, no es mí culpa sentirme así, son mis hormonas que andan locas. Y siento que nadie me entiende.



Periodo irregular. He tenido retraso en mis periodos menstruales de hasta 10 días, y en un par de ocasiones hasta me salte un más sin que tuviera el periodo. Esto sí que realmente es muestra de que estoy entrando a la menopausia, y aunque al principio me resistía a reconocerlo, es más que obvio. Hoy por ejemplo tengo 10 días de retraso y no, créeme, no estoy embarazada.

Aumento de peso. Ya había escuchado que cuando entras en la menopausia comienzas a ganar de peso sin motivo. Yo no había experimentado esto porque sigo una alimentación Cetogénica. Alimentarme Keto me ha ayudado a mantenerme en mi peso ideal. Sin embargo, fui de vacaciones a México por 15 días, y en varias ocasiones me salí de mi plan, comí carbohidratos y disfruté de los deliciosos platillos que mi mama nos preparaba. Regrese a casa con 6 libras de más. La verdad no es tanto, pues si trate de cuidarme lo más posible de evitar carbohidratos durante mi viaje. 
En fin, gané 6 libras (menos de 3 kilos), y no he podido bajarlos, a pesar de que he estado muy estricta con mi alimentación. Estoy realmente empezando a creer que sufro otro síntoma más de la menopausia: “metabolismo lento”. 
Me he estado estresando un poco por no lograr bajar el peso que subí, (esto tampoco es bueno, pues estrés produce cortisol, y cortisol nos hace engordar) por otra parte, mi ropa aun me queda y me siento bien con mi aspecto físico, pero dentro de mí me molesta no saber porque no estoy bajando de peso. Como fiel creyente de Keto, estoy decidía a continuar mi régimen sin obsesionarme con la báscula. Pero había que incluir este punto en mi publicación, porque sé que muchas de ustedes que me leen hoy, se estarán identificando conmigo en cuanto a lo difícil que se hace bajar de peso cuando las hormonas nos traicionan. Pero les digo amigas, no desistan, seamos firmes y sigamos Keto. Porque el cuerpo es perfecto y tarde o temprano Keto triunfa sobre las hormonas, solo hay que ser pacientes.

De algo puedo darme crédito; no soy del tipo de mujer que me gusta la derrota, y cuando me siento invadida por estos síntomas negativos, lo que hago es buscar un momento de silencio, un espacio para mí, hablo conmigo misma, medito, me relajo, me voy al gimnasio, saco todo lo que traigo y me comprometo conmigo misma a disfrutar mi vida bajo toda circunstancia. Realmente creo que vencer esos síntomas está en la actitud que adoptemos, y aunque no es fácil enfrentar ansiedad, depresión, cambios repentinos del humor, insomnio, etc., nadie allá afuera puede decidir cómo lo manejamos, como lo sentimos o vivimos, solo nosotras mismas. Y lo más saludable es enfrentarlo de forma positiva. 

No he sentido esos calores y bochornos que muchas dicen, pero el resto de los síntomas realmente creo que están ahí…o solo soy yo que hay días que no me aguanto.

Estar entrando en la menopausia, o ser menopáusica no debería sonar “reprochable”. Es una etapa a la que todas vamos a llegar. No es tabú y no es término despectivo. Abracémoslo como lo que es, otra etapa de nuestro ciclo femenino.

Alguien se identifica conmigo, escríbanme, creo que hablar de esto nos libera, nos calma. Hoy escribiendo esto, fue bueno, se siente como sacarlo del pecho y ser libre…

Así que si te sientes como me siento hoy, y tienes ganas de hablar, déjame tu comentario aquí.



#MENOPAUSIA
#PERIMENOPAUSIA
#MENOPAUSICA
#MENU
#MUJERES